https://religiousopinions.com
Slider Image

Lecturas de las Escrituras para el miércoles de ceniza hasta la primera semana de Cuaresma

01 de 12

La esclavitud de Israel en Egipto y nuestra esclavitud al pecado

Los Evangelios se muestran en el ataúd del Papa Juan Pablo II, 1 de mayo de 2011. (Foto de Vittorio Zunino Celotto / Getty Images)

Una excelente manera de enfocar nuestros pensamientos y profundizar nuestra comprensión del significado de `` Cuaresma '' es recurrir a la Biblia. A veces, sin embargo, es difícil saber por dónde empezar. Es por eso que la `` Iglesia Católica '' nos ha proporcionado la Oficina de Lecturas, parte de la Liturgia de las Horas, la oración oficial de la Iglesia. En la Oficina de Lecturas, la Iglesia ha elegido pasajes de las Escrituras que son apropiados para cada día del año.

Cada temporada litúrgica tiene un tema o temas determinados. Durante la Cuaresma, vemos cuatro temas en estas lecturas:

  • La necesidad de un arrepentimiento adecuado
  • Israel del Antiguo Testamento como modelo de la Iglesia del Nuevo Testamento
  • El éxodo de Israel de Egipto a Tierra Santa como modelo del viaje cristiano del pecado al Reino de los Cielos
  • Jesucristo como el sumo sacerdote eterno

Cuaresma: nuestro éxodo espiritual

En la Cuaresma, la Oficina de Lecturas presenta la historia del éxodo de los israelitas desde su esclavitud en Egipto hasta su entrada en la Tierra Prometida.

Es una historia fascinante, llena de milagros e intrigas, la ira de Dios y su amor. Y también es reconfortante: el pueblo elegido constantemente retrocede, culpando a Moisés por sacarlos de la comodidad de Egipto en medio del desierto árido. Preocupados por la vida cotidiana, tienen problemas para mantener sus ojos en el premio: la Tierra Prometida.

Nos encontramos en la misma posición, perdiendo de vista nuestra meta del Cielo, especialmente en el ajetreo del mundo moderno, con todas sus distracciones. Sin embargo, Dios no abandonó a su pueblo, y no nos abandonará a nosotros. Todo lo que pide es que sigamos caminando.

Las lecturas para cada día desde el Miércoles de Ceniza hasta la Primera Semana de Cuaresma, que se encuentran en las páginas siguientes, provienen de la Oficina de Lecturas, parte de la Liturgia de las Horas, la oración oficial de la Iglesia.

02 de 12

Lectura de las Escrituras para el Miércoles de Ceniza

indefinido

El ayuno debe conducir a obras de caridad

El ayuno es más que abstenerse de comer u otros placeres. En esta lectura para `` Ash Miércoles '' del profeta Isaías, el Señor explica que el ayuno que no conduce a obras de caridad no nos hace ningún bien. Este es un buen consejo al comenzar nuestro viaje de Cuaresma.

Isaías 58: 1-12 (Douay-Rheims 1899 Edición americana)


"Llora, no ceses, alza tu voz como una trompeta, y muéstrales a mi pueblo sus malas acciones, y a la casa de Jacob sus pecados.
"Porque me buscan día a día, triste deseo de conocer mis caminos, como una nación que ha hecho justicia y no ha abandonado el juicio de su Dios: me piden los juicios de justicia: están dispuestos a acercarse a Dios.
"¿Por qué hemos ayunado y no has considerado? ¿Hemos humillado nuestras almas y no nos hemos dado cuenta? He aquí, en el día de tu ayuno se encuentra tu propia voluntad, y eres exacto de todos tus deudores.
"He aquí que ayunas para los debates y las luchas. Golpea con el puño perversamente. No ayunes como hasta ahora, para que tu grito se escuche en lo alto.
"¿Es esto tan rápido como lo he elegido: para que un hombre aflija su alma por un día? ¿Es esto, girar su cabeza como un círculo, y esparcir cilicio y cenizas? ¿Llamarás esto ayuno, y ¿Un día aceptable para el Señor?
"¿No es más bien el ayuno que he elegido? Suelta las bandas de maldad, deshace los paquetes que oprimen, deja que los que se rompen se liberen y rompa en pedazos cada carga.
"Trae tu pan a los hambrientos, y trae a los necesitados y a los desposeídos a tu casa: cuando veas a uno desnudo, cúbrelo y no desprecies tu propia carne.
"Entonces tu luz brotará como la mañana, y tu salud se levantará rápidamente, y tu justicia irá delante de tu rostro, y la gloria del Señor te recogerá.
"Entonces llamarás, y el Señor oirá: llorarás, y él dirá: Aquí estoy. Si quitas la cadena de en medio de ti, y dejas de estirar el dedo y de hablar lo que no aprovecha.
"Cuando derrames tu alma al hambriento, y satisfagas al alma afligida, entonces tu luz se levantará en la oscuridad, y tu oscuridad será como el mediodía.
"Y el Señor te dará descanso continuamente, y llenará tu alma de resplandor, y entregará tus huesos, y serás como un jardín regado, y como una fuente de agua cuyas aguas no fallarán.
"Y los lugares que han estado desolados por siglos se construirán en ti: levantarás los cimientos de generación en generación; y serás llamado el reparador de las cercas, y convertirá los senderos en descanso".
  • Fuente: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (en el dominio público)
03 de 12

Lectura bíblica para el jueves después del miércoles de ceniza

Biblia antigua en latín. Myron / Getty Images

La opresión de Israel en Egipto

A partir de hoy y hasta la tercera semana de la Cuaresma, nuestras lecturas se extraen del `` Libro del Éxodo ''. Aquí, leemos acerca de la opresión sufrida por la nación de Israel, el modelo del Antiguo Testamento de la Iglesia del Nuevo Testamento, a manos de Faraón. La esclavitud de los israelitas representa nuestra esclavitud al pecado.

Éxodo 1: 1-22 (Edición americana de Douay-Rheims 1899)


"Estos son los nombres de los hijos de Israel que entraron a Egipto con Jacob: entraron, cada uno con su familia: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón, y Benjamín, Dan, y Neftalí, Gad y Aser. Y todas las almas que salieron del muslo de Jacob eran setenta: pero José estaba en Egipto.
"Después de que él murió, y todos sus hermanos, y toda esa generación, los hijos de Israel aumentaron, y surgieron en multitudes, y se hicieron extremadamente fuertes y llenaron la tierra.
"Mientras tanto, surgió un nuevo rey sobre Egipto, que no conocía a José: Y él dijo a su pueblo: He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es numeroso y más fuerte que nosotros. Vengan, oprimámoslos sabiamente, para que no multiplícate: y si surge una guerra contra nosotros, únete a nuestros enemigos y, una vez vencidos, sal de la tierra.
"Por lo tanto, puso sobre ellos maestros de las obras, para afligirlos con cargas, y construyeron para las ciudades faraónicas de tabernáculos, Phithom y Ramsés. Pero cuanto más los oprimían, más se multiplicaban y aumentaban: y los egipcios odiaban Los hijos de Israel, y los afligieron y se burlaron de ellos. Y amargaron su vida con trabajos duros en barro y ladrillo, y con toda clase de servicios, con lo cual fueron sobrecargados en las obras de la tierra.
"Y el rey de Egipto habló a las parteras de los hebreos: una de las cuales se llamaba Sephora, la otra Phua, ordenándoles: Cuando hagas el oficio de parteras a las mujeres hebreas, y la hora del parto ha llegado: si sea ​​un hijo varón, mátelo: si es una mujer, manténgalo vivo. Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron lo que el rey de Egipto le había ordenado, sino que salvaron a los hombres hijos.
"Y el rey los llamó y dijo: ¿Qué es lo que querías hacer para salvar a los niños? Ellos respondieron: Las mujeres hebreas no son como las egipcias: porque ellas mismas son hábiles en el oficio de una partera. ; y son entregados antes de que lleguemos a ellos. Por lo tanto, Dios trató bien con las parteras: y el pueblo se multiplicó y se hizo extremadamente fuerte. Y como las parteras temieron a Dios, él les construyó casas.
"Faraón acusó a todo su pueblo, diciendo: Todo lo que nazca del sexo masculino, lo echarás al río: lo que sea de la hembra, salvarás vivo".
  • Fuente: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (en el dominio público)
04 de 12

Lectura bíblica para el viernes después del miércoles de ceniza

Biblia antigua en inglés. Godong / Getty Images

El nacimiento y rescate de Moisés y su huida del faraón

Faraón ha ordenado que todos los niños israelitas varones sean asesinados al nacer, pero Moisés es salvado y criado por la hija de Faraón como si fuera suya. Después de matar a un egipcio que estaba golpeando a un compañero israelita, Moisés huye a la tierra de Madián, donde primero se encontrará con Dios en la zarza ardiente, poniendo en marcha los eventos que conducirán al éxodo de Israel desde Egipto.

Éxodo 2: 1-22 (Edición americana de Douay-Rheims 1899)


"Después de esto, fue un hombre de la casa de Leví; y tomó una esposa de su propia familia. Y ella concibió y dio a luz un hijo; y al verlo, un buen niño lo escondió tres meses. Y cuando ya no pudo ocultarlo más, ella tomó una canasta hecha de juncos, y la cubrió con limo y brea: y puso al pequeño bebé allí, y lo dejó en las juncias al borde del río, su hermana se paró lejos y se dio cuenta de lo que se haría.
"Y he aquí que la hija de Faraón bajó para lavarse en el río: y sus doncellas caminaron por el borde del río. Y cuando vio la canasta en las juncias, envió a una de sus doncellas por ella: y cuando la trajeron, Lo abrió y vio dentro de él a un bebé que lloraba, compasivo, y dijo: Este es uno de los bebés de los hebreos. Y la hermana del niño le dijo: ¿Voy a llamarte una mujer hebrea para amamantar al bebé? Ella respondió: Ve. La criada fue y llamó a su madre.
"Y la hija de Pharao le dijo. Toma a este niño y cuídalo por mí: te daré tu salario. La mujer tomó, y cuidó al niño: y cuando creció, lo entregó a la hija de Pharao. Y adoptó él por un hijo, y lo llamó Moisés, diciendo: Porque lo saqué del agua.
"En aquellos días después de que Moisés creció, salió a sus hermanos: y vio su aflicción, y un egipcio golpeó a uno de los hebreos a sus hermanos. Y cuando miró alrededor de un lado a otro, y no vio a nadie allí, mató al egipcio y lo escondió en la arena. Al salir al día siguiente, vio a dos hebreos discutiendo: y le dijo que había hecho lo malo: ¿Por qué golpeas a tu prójimo? Pero él respondió: ¿Quién te ha nombrado príncipe? y juzga sobre nosotros: ¿me matarás como mataste ayer al egipcio? Moisés temió y dijo: ¿Cómo se sabe esto?
"Y Faraón se enteró de esta palabra y trató de matar a Moisés; pero huyó de su vista y se quedó en la tierra de Madian, y se sentó junto a un pozo. Y el sacerdote de Madian tuvo siete hijas, que vinieron a sacar agua : y cuando se llenaron los comederos, deseaban regar los rebaños de su padre. Y los pastores vinieron y se los llevaron: y Moisés se levantó, y defendiendo a las criadas, regó sus ovejas.
"Y cuando regresaron a Raguel su padre, él les dijo: ¿Por qué habéis venido antes de lo habitual? Ellos respondieron: Un hombre de Egipto nos libró de las manos de los pastores; y él también sacó agua con nosotros, y dio el ovejas para beber. Pero él dijo: ¿Dónde está? ¿Por qué has dejado ir al hombre? Llámalo para que coma pan.
"Y Moisés juró que iba a vivir con él. Y tomó a su hija Sephora por esposa: y ella le dio a luz un hijo, a quien llamó Gersam, diciendo: He sido un extraño en un país extranjero. Y ella dio a luz a otro, a quien Llamó a Eliezer y le dijo: `` Por el Dios de mi padre, mi ayudante me libró de la mano de Pharao ''.
  • Fuente: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (en el dominio público)
05 de 12

Lectura bíblica para el sábado después del miércoles de ceniza

Evangelios de San Chad en la Catedral de Lichfield. Philip Game / Getty Images

La zarza ardiente y el plan de Dios para los israelitas

En esta lectura del Libro del Éxodo, Moisés se encuentra por primera vez con Dios en la zarza ardiente, y Dios anuncia sus planes para que Moisés sacara a los israelitas de su esclavitud en Egipto y los llevara a la Tierra Prometida. Comenzamos a ver los paralelos entre la esclavitud en Egipto y nuestra esclavitud al pecado, y entre el Cielo y la "tierra que fluye leche y miel".

Dios también revela su nombre a Moisés: "YO SOY EL QUE SOY". Esto es muy importante, porque en el Evangelio de Juan (8: 51-59), Jesús hace eco de esas palabras, diciéndoles a los judíos que "antes de que Abraham fuera hecho, YO SOY". Esto se convierte en parte de la base de la acusación de blasfemia contra Cristo, lo que llevaría a su crucifixión. Tradicionalmente, este pasaje se leía el Quinto Domingo de la Cuaresma, conocido como Domingo de la Pasión.

Éxodo 3: 1-20 (Edición americana de Douay-Rheims 1899)


"Ahora Moisés alimentó a las ovejas de Jetro, su suegro, el sacerdote de Madian: y condujo el rebaño a las partes interiores del desierto, y llegó al monte de Dios, Horeb. Y el Señor se le apareció en una llama de fuego en medio de un arbusto: y vio que el arbusto estaba ardiendo y no estaba quemado. Y Moisés dijo: Iré y veré esta gran vista, por qué el arbusto no está quemado.
"Y cuando el Señor vio que se adelantó para ver, lo llamó desde el medio de la zarza, y dijo: Moisés, Moisés. Y él respondió: Aquí estoy. Y él dijo: No te acerques, pon quita los zapatos de tus pies, porque el lugar donde estás es tierra santa. Y él dijo: Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Moisés escondió su rostro: porque no quiere mirar a Dios.
"Y el Señor le dijo: He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he escuchado su clamor debido al rigor de los que están sobre las obras: y conociendo su dolor, he venido a entregarlos. de las manos de los egipcios, y sacarlos de esa tierra a una tierra buena y espaciosa, a una tierra que fluye con leche y miel, a los lugares de los cananeos, hetitas, amorreos, ferecitas y hevitas. y jebuseo. Porque el clamor de los hijos de Israel ha venido a mí; y he visto su aflicción, con lo cual son oprimidos por los egipcios. Pero ven, y te enviaré a Faraón, para que puedas traer a mi pueblo., los hijos de Israel fuera de Egipto.
"Y Moisés dijo a Dios: ¿Quién soy yo para que yo vaya a Faraón y saque a los hijos de Israel de Egipto? Y él le dijo: Estaré contigo; y esto tendrás como señal: que te he enviado: cuando hayas sacado a mi pueblo de Egipto, ofrecerás sacrificio a Dios en esta montaña.
"Moisés le dijo a Dios: He aquí, iré a los hijos de Israel y les diré: El Dios de tus padres me ha enviado a ti. Si me dicen: ¿Cómo se llama? ¿Qué les diré? ¿ellos?
"Dios le dijo a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Él dijo: Así dirás a los hijos de Israel: EL QUE ES, me envió a ti. Y Dios volvió a decirle a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel : El Señor Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a ti: Este es mi nombre para siempre, y este es mi memorial para todas las generaciones.
"Ve, reúne a los antiguos de Israel, y les dirás: El Señor Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, se me ha aparecido y me ha dicho: Visitando tengo te visité, y he visto todo lo que te ha sucedido en Egipto, y he dicho la palabra de sacarte de la aflicción de Egipto, a la tierra de los cananeos, heteos, amorreos y ferecitas, y Hevita y Jebusita, a una tierra que fluye leche y miel.
"Y oirán tu voz; y entrarás tú y los antiguos de Israel al rey de Egipto, y le dirás: El Señor Dios de los hebreos nos ha llamado: iremos tres días". viaje al desierto, para sacrificar al Señor nuestro Dios.
"Pero sé que el rey de Egipto no te dejará ir, sino por una mano poderosa. Porque extenderé mi mano y golpearé a Egipto con todas mis maravillas que haré en medio de ellas: después de esto él lo hará". dejarte ir."
  • Fuente: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (en el dominio público)
06 de 12

Lectura de las Escrituras para el primer domingo de Cuaresma

Albert of Sternberk's pontifical, Strahov Monastery Library, Praga, República Checa. Fred de Noyelle / Getty Images

La opresión del faraón de los israelitas

Obedeciendo el mandato de Dios, Moisés le pide a Faraón que permita a los israelitas sacrificarse a Dios en el desierto. Faraón rechaza su pedido y, en cambio, hace la vida aún más difícil para los israelitas. La esclavitud del pecado, como la esclavitud de los israelitas en Egipto, solo se vuelve más difícil con el tiempo. La verdadera libertad viene al seguir a Cristo fuera de nuestra esclavitud al pecado.

Éxodo 5: 1-6: 1 (Edición americana de Douay-Rheims 1899)


"Después de estas cosas, Moisés y Aarón entraron y le dijeron a Faraón: Así dice el Señor Dios de Israel: Deja ir a mi pueblo para que me sacrifiquen en el desierto. Pero él respondió: ¿Quién es el Señor para que yo oiga?" ¿Su voz y dejar ir a Israel? No conozco al Señor, ni dejaré ir a Israel. Y dijeron: El Dios de los hebreos nos ha llamado, para ir tres días de viaje al desierto y sacrificar al Señor nuestro Dios: no sea que una peste o la espada caigan sobre nosotros.
"El rey de Egipto les dijo: ¿Por qué Moisés y Aarón sacan al pueblo de sus obras? Te llevan a tus cargas. Y Faraón dijo: El pueblo de la tierra es numeroso: ves que la multitud aumenta: ¿Cuánto más si les das descanso de sus obras?
"Por lo tanto, mandó el mismo día a los supervisores de las obras y a los capataces del pueblo, diciendo: No darás más paja al pueblo para hacer ladrillos, como antes: sino que los dejes ir y recoger paja. Y tú pondrás sobre ellos la tarea de los ladrillos, que hicieron antes, ni disminuiréis nada de eso: porque están ociosos, y por lo tanto lloran, diciendo: Vayamos y sacrifiquemos a nuestro Dios. Sean oprimidos, con obras, y déjalos cumplirlos: para que no tengan en cuenta las palabras mentirosas.
"Y los supervisores de las obras y los capataces salieron y le dijeron a la gente: Así dijo Faraón: No te permito paja: Ve y recógelo donde puedas encontrarlo; ni disminuirá nada de tu trabajo. Y el pueblo se dispersó por toda la tierra de Egipto para recoger paja, y los supervisores de las obras los presionaron, diciendo: Cumplir su trabajo todos los días como antes lo hacían cuando se les daba paja.
"Y los que estaban sobre las obras de los hijos de Israel fueron azotados por los capataces de Faraón, diciendo: ¿Por qué no han inventado la tarea de ladrillos tanto ayer como hoy como antes?
"Y vinieron los oficiales de los hijos de Israel, y gritaron a Faraón, diciendo: ¿Por qué lo haces así con tus siervos? No se nos da paja, y se nos exige ladrillos como antes: he aquí, tus siervos son golpeados con látigos y tu pueblo es tratado injustamente con él. Y él dijo: Estás ocioso, y por eso dices: vamos y sacrifiquemos al Señor. Ve, pues, y trabaja: no se te dará paja, y entregarás a los acostumbrados. cantidad de ladrillos
"Y los oficiales de los hijos de Israel vieron que estaban en mal caso, porque se les dijo: No se reducirá ni un ápice de los ladrillos por cada día. Y se encontraron con Moisés y Aarón, quienes se pusieron en contra de ellos. cuando salieron de Pharao: Y les dijeron: El Señor ve y juzga, porque has hecho que nuestro olor apestara ante Pharao y sus sirvientes, y le has dado una espada para matarnos.
"Y Moisés volvió al Señor, y dijo: Señor, ¿por qué has afligido a este pueblo? ¿Por qué me has enviado? Porque desde el momento en que entré en Faraón para hablar en tu nombre, él ha afligido a tu pueblo: y tú no los ha entregado.
"Y el Señor dijo a Moisés: Ahora verás lo que le haré a Faraón: porque con mano poderosa los dejará ir, y con mano fuerte los echará de su tierra".
  • Fuente: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (en el dominio público)
07 de 12

Lectura de las Escrituras para el lunes de la primera semana de Cuaresma

Hombre hojeando una Biblia. Peter Glass / Fotos de diseño / Getty Images

El segundo llamado de Moisés

La lectura de hoy nos da otro relato de Dios revelando su plan a Moisés. Aquí, Dios discute en mayor detalle el pacto que hizo con Abraham, Isaac y Jacob para traerlos a la Tierra Prometida. Sin embargo, los israelitas no escucharán las buenas noticias que Dios le ha revelado a Moisés, porque han sido desgastados por su esclavitud. Aún así, Dios promete traer a los israelitas a la Tierra Prometida a pesar de sí mismos.

Los paralelos con el don gratuito de salvación de Cristo a la humanidad, en la esclavitud del pecado, son claros. Se nos ha concedido la entrada a la tierra prometida del cielo; todo lo que tenemos que hacer es decidir que haremos el viaje.

Éxodo 6: 2-13 (Edición americana de Douay-Rheims 1899)


"Y el Señor habló a Moisés, diciendo: Yo soy el Señor, que se le apareció a Abraham, a Isaac y a Jacob, por el nombre de Dios Todopoderoso; y mi nombre ADONAI no los mostré. E hice un pacto con ellos, para darles la tierra de Chanaan, la tierra de su peregrinación en la que eran extraños. He escuchado el gemido de los hijos de Israel, con lo cual los egipcios los han oprimido, y he recordado mi pacto.
"Por lo tanto, di a los hijos de Israel: Yo soy el Señor que te sacará de la prisión de los egipcios y te librará de la esclavitud; y te redimiré con un brazo alto y grandes juicios. Y te llevaré para mí mismo para mi pueblo, seré tu Dios: y sabrás que soy el Señor tu Dios que te sacó de la prisión de los egipcios y te trajo a la tierra, por lo cual levanté la mano para dáselo a Abraham, Isaac y Jacob y te lo daré para que lo poseas, yo soy el Señor.
"Y Moisés contó todo esto a los hijos de Israel: pero ellos no le hicieron caso, por angustia de espíritu, y el trabajo más doloroso.
"Y el Señor le habló a Moisés, diciendo: Entra y habla al Faraón, rey de Egipto, que dejó que los hijos de Israel salieran de su tierra. Moisés respondió ante el Señor. He aquí que los hijos de Israel no me escuchan; y ¿Cómo me oirá Faraón, sobre todo porque soy de labios incircuncisos? Y el Señor habló a Moisés y a Aarón, y les dio a los hijos de Israel, y a Faraón, rey de Egipto, que dieran a luz a los hijos. de Israel fuera de la tierra de Egipto ".
  • Fuente: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (en el dominio público)
08 de 12

Lectura de las Escrituras para el martes de la primera semana de Cuaresma

Una Biblia de pan de oro. Jill Fromer / Getty Images

Ríos de sangre: la primera plaga

Como Dios predijo, el Faraón no escuchó la solicitud de Moisés y Aarón de permitir que los israelitas salieran al desierto para adorar a Dios. Por lo tanto, Dios comienza a enviar plagas sobre la tierra de Egipto, a través de las acciones de Moisés y Aarón. La primera plaga implica convertir toda el agua en Egipto en sangre, privando a los egipcios tanto de agua potable como de peces.

El cambio del agua en sangre nos recuerda los mayores milagros realizados por Cristo: el cambio del agua en vino en la boda de Caná, y el cambio de vino en su sangre en la Última Cena. Al igual que en Egipto, los milagros de Cristo golpean el pecado y ayudan a liberar al pueblo de Dios de su esclavitud.

Éxodo 6: 29-7: 25 (Edición americana de Douay-Rheims 1899)


"Y el Señor le habló a Moisés, diciendo: Yo soy el Señor: háblale a Faraón, rey de Egipto, todo lo que te digo. Y Moisés dijo ante el Señor: Yo soy de labios incircuncisos, ¿cómo me oirá Faraón?
"Y el Señor le dijo a Moisés: He aquí, te he nombrado Dios de Faraón; y tu hermano Aarón será tu profeta. Le hablarás todo lo que yo te mando; y él le hablará a Faraón, para que deje que los niños de Israel salga de su tierra, pero endureceré su corazón y multiplicaré mis señales y maravillas en la tierra de Egipto, y él no te oirá; y pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré mi ejército y mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, por juicios muy grandes. Y los egipcios sabrán que yo soy el Señor, que extendí mi mano sobre Egipto, y saqué a los hijos de Israel de la tierra. En medio de ellos.
"Y Moisés y Aarón hicieron lo que el Señor le había ordenado: ellos también lo hicieron. Y Moisés tenía ochenta años, y Aarón ochenta y tres, cuando hablaron con Faraón.
"Y el Señor dijo a Moisés y a Aarón: Cuando Faraón te diga: Muestra señales: le dirás a Aarón: toma tu vara y échala delante de Faraón, y se convertirá en serpiente. Entonces Moisés y Aarón Entró a Faraón e hizo lo que el Señor le había ordenado, y Aarón tomó la vara delante de Faraón y sus sirvientes, y se convirtió en una serpiente.
"Y Faraón llamó a los sabios y a los magos: y ellos también por encantamientos egipcios y ciertos secretos hicieron lo mismo. Y todos arrojaron sus varas, y se convirtieron en serpientes; pero la vara de Aarón devoró sus varas. Y Pharao el corazón se endureció y no los escuchó, como el Señor le había ordenado.
"Y el Señor le dijo a Moisés: El corazón de Faraón se endurece, no dejará ir al pueblo. Ve a él por la mañana, mira que saldrá a las aguas: y te quedarás a su lado en la orilla del río : y tomarás en tu mano la vara que se convirtió en serpiente, y le dirás: El Señor Dios de los Hebreos me envió a ti diciendo: Deja que mi pueblo me sacrifique en el desierto, y hasta ahora no oirías. Así dice el Señor: En esto sabrás que yo soy el Señor: he aquí que golpearé con las varas que hay en mi mano, el agua del río, y se convertirá en sangre. los peces que están en el río morirán, y las aguas serán corrompidas, y los egipcios serán afligidos cuando beban el agua del río.
"El Señor también le dijo a Moisés: Di a Aarón: toma tu vara y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, y sobre sus ríos, arroyos y estanques, y todos los estanques de aguas, para que se conviertan en sangre: y que haya sangre en toda la tierra de Egipto, tanto en vasijas de madera como de piedra.
"Y Moisés y Aarón hicieron lo que el Señor le había mandado: y levantando la vara golpeó el agua del río delante de Faraón y sus sirvientes; y se convirtió en sangre. Y los peces que estaban en el río murieron: y el río corrompió, y los egipcios no podían beber el agua del río, y había sangre en toda la tierra de Egipto.
"Y los magos de los egipcios con sus encantamientos hicieron lo mismo: y el corazón de Faraón se endureció, ni los oyó, como el Señor le había ordenado. Y él se apartó y entró en su casa, ni puso su corazón esta vez también. Y todos los egipcios cavaron alrededor del río para beber agua, porque no podían beber del agua del río. Y siete días terminaron por completo, después de que el Señor golpeó el río ".
  • Fuente: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (en el dominio público)
09 de 12

Lectura de las Escrituras para el miércoles de la primera semana de Cuaresma

Un sacerdote con un leccionario. indefinido

La oscuridad cae sobre Egipto

Faraón sigue negándose a dejar ir a los israelitas, por lo que, durante tres días, Dios envuelve a Egipto en la oscuridad, presagiando los tres días que Cristo pasaría en la oscuridad de la tumba, desde el Viernes Santo hasta el Domingo de Pascua. La única luz en la tierra se encuentra con los israelitas mismos, una señal, porque de Israel vendría Jesucristo, la luz del mundo.

Éxodo 10: 21-11: 10 (Edición americana de Douay-Rheims 1899)


"Y el Señor le dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo: y que haya oscuridad sobre la tierra de Egipto, tan gruesa que se pueda sentir. Y Moisés extendió su mano hacia el cielo: y vino oscuridad horrible en todo la tierra de Egipto durante tres días. Nadie vio a su hermano, ni se mudó del lugar donde estaba; pero dondequiera que vivían los hijos de Israel había luz.
"Y Faraón llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: Vayan a sacrificarse al Señor: dejen solo a sus ovejas y queden los rebaños; dejen que sus hijos vayan con ustedes. Moisés dijo: Nos darás también sacrificios y holocaustos, a Señor nuestro Dios. Todos los rebaños irán con nosotros: no quedará un casco de ellos: porque son necesarios para el servicio del Señor nuestro Dios: especialmente porque no sabemos lo que se debe ofrecer, hasta que lleguemos a la mismísima vida. lugar.
"Y el Señor endureció el corazón de Faraón, y no los dejó ir. Faraón le dijo a Moisés: Aléjate de mí, y cuídate de no ver más mi rostro: en cualquier día que vengas a mi vista, serás muere Moisés respondió: Así será como has hablado, ya no veré más tu rostro.
"Y el Señor le dijo a Moisés: Sin embargo, traeré una plaga más sobre Faraón y Egipto, y después de eso te dejará ir y te echará. Por lo tanto, le dirás a toda la gente que cada hombre le pide a su amigo, y cada mujer de su prójimo, vasijas de plata y oro. Y el Señor dará favor a su pueblo a la vista de los egipcios. Y Moisés fue un hombre muy grande en la tierra de Egipto, a la vista de los siervos de Faraón, y de toda la gente
"Y él dijo: Así dijo el Señor: A medianoche entraré en Egipto. Y todo primogénito en la tierra de los egipcios morirá, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está en el molino, y todos los primogénitos de las bestias. Y habrá un gran clamor en toda la tierra de Egipto, como nunca antes, ni en el más allá. Pero con todos los hijos de Israel no habrá un perro haz el menor ruido, desde el hombre hasta la bestia: para que sepas cuán maravillosa es la diferencia que hace el Señor entre los egipcios e Israel. Y todos estos siervos vendrán a mí y me adorarán, diciendo: Sal, tú, y toda la gente que está debajo de ti: después de eso saldremos, y él salió de Pharao muy enojado.
Pero el Señor le dijo a Moisés: Faraón no te escuchará, para que se hagan muchas señales en la tierra de Egipto. Y Moisés y Aarón hicieron todas las maravillas que están escritas, antes de Faraón. Y el Señor endureció el corazón de Faraón, ni dejó que los hijos de Israel salieran de su tierra ".
  • Fuente: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (en el dominio público)
10 de 12

Lectura de las Escrituras para el jueves de la primera semana de Cuaresma

Biblia antigua en latín. Myron / Getty Images

La primera pascua

La terquedad de Faraón ha llegado a esto: Dios va a matar al primogénito de cada hogar de Egipto. Los israelitas, sin embargo, estarán protegidos del daño, porque habrán sacrificado un cordero y marcado sus puertas con su sangre. Al verlo, Dios pasará sobre sus casas.

This is the origin of the Passover, when God saves his people through the blood of a lamb. That lamb had to be "without blemish, " because it was an image of Christ, the true Lamb of God, who takes away our sins through the shedding of his blood on Good Friday.

Exodus 12:1-20 (Douay-Rheims 1899 American Edition)


"And the Lord said to Moses and Aaron in the land of Egypt: This month shall be to you the beginning of months: it shall be the first in the months of the year. Speak ye to the whole assembly of the children of Israel, and say to them:
"On the tenth day of this month let every man take a lamb by their families and houses. But if the number be less than may suffice to eat the lamb, he shall take unto him his neighbour that joineth to his house, according to the number of souls which may be enough to eat the lamb. And it shall be a lamb without blemish, a male, of one year: according to which rite also you shall take a kid. And you shall keep it until the fourteenth day of this month: and the whole multitude of the children of Israel shall sacrifice it in the evening. And they shall take of the blood thereof, and put it upon both the side posts, and on the upper door posts of the houses, wherein they shall eat it. And they shall eat the flesh that night roasted at the fire, and unleavened bread with wild lettuce. You shall not eat thereof any thing raw, nor boiled in water, but only roasted at the fire: you shall eat the head with the feet and entrails thereof. Neither shall there remain any thing of it until morning. If there be any thing left, you shall burn it with fire.
"And thus you shall eat it: you shall gird your reins, and you shall have shoes on your feet, holding staves in your hands, and you shall eat in haste: for it is the Phase (that is the Passage) of the Lord.
"And I will pass through the land of Egypt that night, and will kill every firstborn in the land of Egypt both man and beast: and against all the gods of Egypt I will execute judgments: I am the Lord. And the blood shall be unto you for a sign in the houses where you shall be: and I shall see the blood, and shall pass over you: and the plague shall not be upon you to destroy you, when I shall strike the land of Egypt.
"And this day shall be for a memorial to you: and you shall keep it a feast to the Lord in your generations with an everlasting observance. Seven days shall you eat unleavened bread: in the first day there shall be no leaven in your houses: whosoever shall eat any thing leavened, from the first day until the seventh day, that soul shall perish out of Israel. The first day shall be holy and solemn, and the seventh day shall be kept with the like solemnity: you shall do no work in them, except those things that belong to eating.
"And you shall observe the feast of the unleavened bread: for in this same day I will bring forth your army out of the land of Egypt, and you shall keep this day in your generations by a perpetual observance. The first month, the fourteenth day of the month in the evening, you shall eat unleavened bread, until the one and twentieth day of the same month in the evening. Seven days there shall not be found any leaven in your houses: he that shall eat leavened bread, his soul shall perish out of the assembly of Israel, whether he be a stranger or born in the land. You shall not eat any thing leavened: in all your habitations you shall eat unleavened bread."
  • Source: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (in the public domain)
11 of 12

Scripture Reading for Friday of the First Week of Lent

Old Bible in English. Godong/Getty Images

The Death of the Firstborn and Israel's Expulsion From Egypt

The Israelites have followed the Lord's command and celebrated the first Passover. The blood of the lamb has been applied to their door frames, and, seeing this, the Lord passes over their houses.

Each firstborn of the Egyptians, however, is slain by the Lord. In despair, Pharaoh orders the Israelites to leave Egypt, and all of the Egyptians urge them on.

The blood of the lamb foreshadows the blood of Christ, the Lamb of God, shed for us on Good Friday, which ends our bondage to sin.

Exodus 12:21-36 (Douay-Rheims 1899 American Edition)


And Moses called all the ancients of the children of Israel, and said to them: Go take a lamb by your families, and sacrifice the Phase. And dip a bunch of hyssop in the blood that is at the door, and sprinkle the transom of the door therewith, and both the door cheeks: let none of you go out of the door of his house till morning. For the Lord will pass through striking the Egyptians: and when he shall see the blood on the transom, and on both the posts, he will pass over the door of the house, and not suffer the destroyer to come into your houses and to hurt you.
Thou shalt keep this thing as a law for thee and thy children for ever. And when you have entered into the land which the Lord will give you as he hath promised, you shall observe these ceremonies. And when your children shall say to you: What is the meaning of this service? You shall say to them: It is the victim of the passage of the Lord, when he passed over the houses of the children of Israel in Egypt, striking the Egyptians, and saving our houses.
And the people bowing themselves, adored. And the children of Israel going forth did as the Lord had commanded Moses and Aaron.
And it came to pass at midnight, the Lord slew every firstborn in the land of Egypt, from the firstborn of Pharao, who sat on his throne, unto the firstborn of the captive woman that was in the prison, and all the firstborn of cattle. And Pharao arose in the night, and all his servants, and all Egypt: for there was not a house wherein there lay not one dead.
And Pharao calling Moses and Aaron, in the night, said: Arise and go forth from among my people, you and the children of Israel: go, sacrifice to the Lord as you say. Your sheep and herds take along with you, as you demanded, and departing, bless me.
And the Egyptians pressed the people to go forth out of the land speedily, saying: We shall all die. The people therefore took dough before it was leavened: and tying it in their cloaks, put it on their shoulders. And the children of Israel did as Moses had commanded: and they asked of the Egyptians vessels of silver and gold, and very much raiment. And the Lord gave favour to the people in the sight of the Egyptians, so that they lent unto them: and they stripped the Egyptians.
  • Source: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (in the public domain)
12 of 12

Scripture Reading for Saturday of the First Week of Lent

St. Chad Gospels at Lichfield Cathedral. Philip Game/Getty Images

The Law of the Passover and of the Firstborn

Expelled from Egypt after the Passover, the Israelites head toward the Red Sea. The Lord orders Moses and Aaron to tell the Israelites that they must celebrate the Passover every year. Moreover, once they have come into the Promised Land, they must offer every firstborn son and animal to the Lord. While the animals will be sacrificed, the firstborn sons are redeemed through the sacrifice of an animal.

After Jesus was born, Mary and Joseph took Him to Jerusalem to offer a sacrifice at the temple to redeem Him, as their firstborn. They kept the tradition that God ordered the Israelites to follow.

Exodus 12:37-49; 13:11-16 (Douay-Rheims 1899 American Edition)


And the children of Israel set forward from Ramesse to Socoth, being about six hundred thousand men on foot, beside children. And a mixed multitude without number went up also with them, sheep and herds and beasts of divers kinds, exceeding many. And they baked the meal, which a little before they had brought out of Egypt, in dough: and they made earth cakes unleavened: for it could not be leavened, the Egyptians pressing them to depart, and not suffering them to make any stay: neither did they think of preparing any meat.
And the abode of the children of Israel that they made in Egypt, was four hundred and thirty years. Which being expired, the same day all the army of the Lord went forth out of the land of Egypt. This is the observable night of the Lord, when he brought them forth out of the land of Egypt: this night all the children of Israel must observe in their generations.
And the Lord said to Moses and Aaron: This is the service of the Phase: No foreigner shall eat of it. But every bought servant shall be circumcised, and so shall eat. The stranger and the hireling shall not eat thereof. In one house shall it be eaten, neither shall you carry forth of the flesh thereof out of the house, neither shall you break a bone thereof. All the assembly of the children of Israel shall keep it. And if any stranger be willing to dwell among you, and to keep the Phase of the Lord, all his males shall first be circumcised, and then shall he celebrate it according to the manner: and he shall be as he that is born in the land: but if any man be uncircumcised, he shall not eat thereof. The same law shall be to him that is born in the land, and to the proselyte that sojourneth with you.
And when the Lord shall have brought thee into the land of the Chanaanite, as he swore to thee and thy fathers, and shall give it thee: Thou shalt set apart all that openeth the womb for the Lord, and all that is first brought forth of thy cattle: whatsoever thou shalt have of the male sex, thou shalt consecrate to the Lord. The firstborn of an ass thou shalt change for a sheep: and if thou do not redeem it, thou shalt kill it. And every firstborn of men thou shalt redeem with a price.
And when thy son shall ask thee to morrow, saying: What is this? thou shalt answer him: With a strong hand did the Lord bring us forth out of the land of Egypt, out of the house of bondage. For when Pharao was hardened, and would not let us go, the Lord slew every firstborn in the land of Egypt, from the firstborn of man to the firstborn of beasts: therefore I sacrifice to the Lord all that openeth the womb of the male sex, and all the firstborn of my sons I redeem. And it shall be as a sign in thy hand, and as a thing hung between thy eyes, for a remembrance: because the Lord hath brought us forth out of Egypt by a strong hand.
  • Source: Douay-Rheims 1899 American Edition of the Bible (in the public domain)
Biografía de Santa Lucía, Bringer of Light

Biografía de Santa Lucía, Bringer of Light

Oraciones para noviembre

Oraciones para noviembre

¿Qué es el árbol de la vida en la Biblia?

¿Qué es el árbol de la vida en la Biblia?