https://religiousopinions.com
Slider Image

Biografía de Ignacio de Antioquía: padre apostólico, mártir cristiano

Ignacio de Antioquía (ca 50 ca 110 CE) fue un mártir cristiano primitivo y una figura importante en la iglesia cristiana primitiva. Era un "padre apostólico", lo que significa que tuvo contacto directo con los apóstoles de Cristo y el segundo o tercer obispo cristiano en Antioquía en Siria. Ignacio es mejor conocido por una serie de cartas que escribió durante el viaje que realizó de Antioquía a Roma, al final del cual fue ejecutado en la arena romana.

Datos rápidos: Ignacio de Antioquía

  • También conocido como: Theophorus "God-Bearer"
  • Nacido: entre 35-50 CE, en Asia Menor
  • Murió: alrededor de 110 CE en Roma
  • Obras publicadas: Epístola a los cristianos de Éfeso (Pros Efeso); de Magnesia (Magnesieusin); de Tralles (Trallianois); de Roma (Pros Romaious); de Filadelfia (Filadelfia); de Esmirna (Smyrnaiois); y a Polycarp (Pros Polykarpon).
  • Logros clave: primer obispo misionero en reordenar la iglesia en Asia Menor, estableciendo los inicios de la teología moderna de la iglesia
  • Cita famosa: (al enterarse de que fue sentenciado a muerte) "Te agradezco, oh Señor, que has valido para honrarme con perfecto amor hacia ti, y me has obligado a estar atado con cadenas de hierro, como tu apóstol Pablo. "

Vida temprana

No se sabe mucho acerca de sus primeros años de vida, pero Ignacio probablemente nació entre 30 y 50 EC, probablemente en algún lugar de Asia Menor. Su nombre al nacer era Ignacio, pero se le dio el nombre de "Teóforo" ("Portador de Dios") en el bautismo. El apóstol Pedro de Cristo fundó la iglesia en Antioquía y (tal vez) nombró a Ignacio a la Sede; Peter fue el primer obispo y, según el historiador cristiano Eusebio (263 239 CE), Pedro nombró al segundo, Evodius. Ignacio probablemente ocupó el obispado comenzando después de la muerte de Evodius en 66 EC hasta su propia muerte unos cuarenta años después.

Obispo de Antioquía

Entre 105 106, el emperador romano Trajano (53 117 CE) libró una batalla exitosa contra los dacios y escitas. En agradecimiento a sus dioses por el éxito, Trajano intensificó una campaña masiva contra la comunidad cristiana en Asia Menor, en particular, aquellos cristianos que se negaron a sacrificar a los dioses. Mientras estaba en Antioquía, Trajano entrevistó al obispo Ignacio que le confesó su firme creencia, por lo que Trajano lo condenó a muerte.

Como Ignacio era una figura importante en la región, Trajano asignó 10 soldados para encadenarlo y escoltarlo por tierra y mar a Roma. Una vez en Roma, Ignacio sería destrozado por bestias salvajes, como parte de un festival de 123 días. La reacción de Ignacio fue llorar de alegría: "Te agradezco, oh Señor, que hayas valido para honrarme con perfecto amor hacia ti, y me hayas hecho atar con cadenas de hierro, como tu apóstol Pablo".

El viaje de Ignacio a Roma

Los detalles del viaje de Ignacio desde Antioquía a Roma se encuentran en "Martyrium Ignatii" ("El martirio de Ignacio"), un documento que los estudiosos creen que tiene algunos problemas. La primera copia existente data del siglo X, y hay alguna evidencia de que fue "interpolada" o muy adornada.

Después de ser arrestado en Antioquía, Ignacio y su equipo de guardias (Ignacio los llamó "leopardos" en sus cartas) viajaron a Seleucia, donde abordaron un barco y luego desembarcaron en Cilicia o Panfilia. Allí, viajaron a pie a Filadelfia, luego a Smyrna, donde pasaron un tiempo prolongado.

"El martirio de San Ignacio", tríptico del siglo XVI que muestra escenas de la vida y el martirio de Ignacio de Antioquía. Del Museo Abade de Basal, Braganca, Portugal. Medios artísticos / Recopilador / Getty Images

Escribiendo las cartas

Mientras estaban en Esmirna, Ignacio fue a ver a Policarpo (60 155 CE), un viejo amigo suyo que ahora era el obispo de Esmirna. Diputados de las iglesias en Éfeso, Magnesia y Tralles fueron a ver a Ignacio, y fue en Esmirna donde Ignacio comenzó a escribir su serie de epístolas a las iglesias cristianas en diferentes ciudades. En Esmirna, escribió cartas a los efesios, los magnesios y los trallesianos, exhortándolos a obedecer a sus obispos, evitar herejías y mantener la fe. También escribió a la iglesia en Roma, rogándoles que no intercedieran por él.

El grupo salió de Esmirna en barco a Troas, donde Ignacio escribió tres epístolas más para los filadelfinos, para los Esmirnos, y finalmente una para Policarpo. Quería dirigirse a las multitudes en Troas, pero los guardias finalmente se impacientaron por llegar a Roma ... estaban terminando las festividades de 123 días planeadas por Trajano. Salieron de Troas, fueron a pie a Epiro y luego en barco para cruzar el Adriático. Ignacio quería detenerse en Puteoli, donde había vivido el apóstol Pablo de Tarso (d. 67 CE), pero estalló una tormenta y tuvieron que pasar a Roma.

Muerte de Ignacio

Cuando llegaron a Roma, Ignacio fue llevado a la arena romana justo a tiempo para los últimos días del festival, y allí lo arrojaron al foso de las bestias donde lo destrozaron. Según el "Martyrium Ignatii", antes de que Ignacio muriera, invocaba cada vez más el nombre de Jesús, explicando a los atormentadores que era "el portador de Dios" y que el nombre de Jesús estaba escrito en su corazón. Cuando su corazón se abrió, la historia dice que todas las piezas tenían el nombre de Jesucristo escrito en letras doradas.

Las piezas del cuerpo roto de Ignacio fueron recogidas y envueltas en lino y llevadas a Antioquía por el diácono de Cicilia Philo y un cristiano sirio llamado Rheus Agathopus: (a estos dos hombres generalmente se les atribuye la escritura de la versión original de Martyrium Ignatii) . Fue enterrado fuera de las puertas de la ciudad; su cuerpo fue trasladado al Templo de la Fortuna por Teodosio II (401 450); y finalmente se mudó nuevamente a la Basílica de San Clemente en Roma en 637, que es donde se dice que permanecen hasta el día de hoy.

Epístolas ignacianas

Hay siete cartas ampliamente aceptadas que Ignacio escribió en su camino a ser ejecutado. Probablemente se escribieron originalmente en griego, pero todos menos uno de los códices sobrevivientes están en latín o copto. Para la edad media, el número de las epístolas ignacianas había aumentado a 13, pero ahora se cree que esos seis adicionales fueron escritos por otra persona, tal vez ya en el siglo VI EC, pero no por Ignacio.

Las letras aceptadas son:

  • Epístola a los cristianos de Éfeso (Pros Efeso);
  • Epístola a los cristianos de Magnesia (Magnesieusin);
  • Epístola a los cristianos de Tralles (Trallianois);
  • Epístola a los cristianos de Roma (Pros Romaious);
  • Epístola a los cristianos de Filadelfia (Filadelfia);
  • Epístola a los cristianos de Esmirna (Smyrnaiois); y
  • Epístola a Policarpo (Pros Polykarpon).

Contenido de las cartas

El contenido de esas epístolas ignacianas es enormemente importante para los eruditos religiosos. Las copias sobrevivientes se han estudiado intensamente por la luz que arrojan sobre la iglesia cristiana primitiva en Asia Menor, y por la teología personal de Ignacio en su contexto histórico. Revelan que en el siglo II d. C., el cristianismo estaba luchando entre sus seguidores, algunos de los cuales seguían creencias y ritos paganos y gnósticos que Ignacio pensaba que eran herejías.

Hubo algunos cristianos nuevos que querían creer en Moisés y en Cristo (llamados judaizantes). Hubo otros, como los Docetistas, que creían que Cristo nunca fue humano, sino más bien un ser divino. Tenía un cuerpo hecho de una sustancia superior, dijeron los Docetistas, que usaba engaños visuales para que pareciera que nació de un humano y sufrió y murió. Ignacio argumentó que si alguien guardaba el sábado judío (el sábado) en lugar del "día del Señor" (el domingo), estaban negando que Cristo hubiera muerto en absoluto.

Legado

Hay varias cosas extrañas sobre las letras, que la mayoría de los estudiosos consideran auténticas. Sus cartas son las primeras referencias conocidas en griego o latín a las palabras "cristianismo", "católico" y "leopardo". Como obispo de Antioquía, no era lo suficientemente importante como para decirle a las iglesias en Magnesia y Filadelfia lo que deberían estar haciendo. Si Trajano hubiera querido, y suponiendo que fue él quien condenó a muerte a Ignacio, podría haberlo ejecutado en Antioquía. Ignacio instó fuertemente a la iglesia en Roma a no intentar evitar que sea martirizado; y aunque sus captores lo mantuvieron encadenado, se tomaron su tiempo para llevarlo a Roma, y ​​le permitieron el acceso a él por otros obispos y muchos representantes de otras iglesias cristianas en el camino.

Es posible que la guardia romana pensara que dar acceso a las personas a Ignacio era bueno para advertir a otros sobre los peligros de practicar el cristianismo; pueden haberse quedado tanto tiempo en Smyrna para acertar en el momento de la ejecución. Pero durante ese viaje, Ignacio reconoció claramente que su identificación como mártir (aunque aparentemente nunca usó esa palabra) hizo que sus cartas fueran significativas: se convirtió en un misionero acreditado.

La importancia de las epístolas de Ignacio es que documentan el trabajo y la teología del primer obispo misionero en reordenar la iglesia, estableciendo muchos de los aspectos doctrinales católicos que todavía se usan hoy en día. Además de hacer inaceptables las prácticas gnósticas de judaización y doceticismo, las cartas establecieron la santidad y la unidad de la iglesia, el triple carácter de la Trinidad, la jerarquía que hace a los obispos superiores a los sacerdotes y la primacía de la Sede en Roma.

Fuentes

  • Barnard, LW "El trasfondo de San Ignacio de Antioquía". Vigiliae Christianae 17.4 (1963): 193 206. Impresión.
  • Brent, Allen. "El enigma de Ignacio de Antioquía". The Journal of Ecclesiastical History 57.3 (2006): 429 56. Impresión.
  • ---. "Ignacio de Antioquía y el Culto Imperial". Vigiliae Christianae 52.1 (1998): 30 58. Impresión.
  • Davies, Stevan L. "El predicamento de Ignacio de Antioquía". Vigiliae Christianae 30.3 (1976): 175 80. Impresión.
  • Foster, Paul. "Las epístolas de Ignacio de Antioquía (Parte 1)". The Expository Times 117.12 (2006): 487 95. Impresión.
  • Ivan, Ruben Ioan. "La conexión entre la salvación, el martirio y el sufrimiento según San Ignacio de Antioquía". Kairos: Evangelical Journal of Theology 7.2 (2013): 167-82. Impresión.
  • O'Connor, John Bonaventure. "San Ignacio de Antioquía". La enciclopedia católica . Nueva York: Robert Appleton Company, 1910. Impresión.
  • Roberts, Alexander y James Donaldson. "El martirio de Ignacio". Padres Ante-Nicea . Eds. Roberts, Alexander, James Donaldson y A. Cleveland Coxe. Buffalo, Nueva York: Christian Literature Publishing Co, 1885. Imprimir.
  • Stoops, Robert F. "Si sufro ... Autoridad epistolar en Ignacio de Antioquía". The Harvard Theological Review 80.2 (1987): 161 78. Impresión.
El gran cisma de 1054 y la división del cristianismo

El gran cisma de 1054 y la división del cristianismo

Todo sobre la familia sij

Todo sobre la familia sij

¿Dónde encontró Caín a su esposa?

¿Dónde encontró Caín a su esposa?